Ir al contenido
Inicio » Todas las entradas del portal » Historia del Keep Calm

Historia del Keep Calm

Historia del cartel de Keep Calm

Si tu historia no sale a la luz, mantén la calma y sigue adelante...

Cuando Hitler firmo el pacto con Stalin en 1939 los ingleses se la vieron venir y supieron que más temprano que tarde llegaría la guerra. Y como en la guerra es fundamental la participación activa de la población, en Londres se ideó una campaña de propaganda que perseguía el objetivo de mantener en alto y guiar la moral del pueblo.

En épocas donde no se hacían grandes estudios de marketing ni se analizaban algoritmos apostaron por ser simples y claros y planificaron tres afiches con tipografía blanca y simple que lo único que tenían en común era la imagen de la corona británica.

Las frases elegidas fueron: “Vuestro coraje, vuestra alegría, vuestra resolución, nos darán la victoria” sobre fondo índigo, “La libertad está en peligro. Defiéndela con todas tus fuerzas” sobre fondo verde y “Mantén la calma y sigue adelante” sobre fondo rojo. Por el color y la frase este último se pensó para a una etapa bien critica de la guerra, por lo que cuando Hitler invadió Polonia se empapelo la ciudad solo con los dos primeros.

Los dos millones y medio de afiches de “Keep Calm” descansaron archivados incluso cuando llovían las bombas alemanas sobre Londres, en ese momento crítico surgieron otras consignas como “ve por ello” que apuntaba a que la población siga su vida cotidiana pese a los bombardeos, principalmente que siguieran yendo a trabajar.

Con Hitler derrotado en 1944 la mayoría de los afiches sobrantes seguramente fueron reciclados y solo quedaron en el recuerdo de la población los que vieron pegados por todos los rincones de la ciudad.

Pero la verdad histórica se hace camino hay veces de la manera menos esperada y en el año 2000 un librero del pueblito de Alnwick, a quinientos kilómetros de Londres, observó en el fondo de una caja de libros usados que había comprado en una subasta un papel prolijamente doblado en cuatro partes, el papel era un afiche. Era el que nunca se había conocido.

El librero Stuart Manley se lo mostró a Mary, su socia y esposa estadounidense, a quien le gusto tanto que decidió enmarcarlo y colgarlo en la librería. Al poco tiempo las preguntas sobre el cartel no cesaban, Stuart vio el negocio y mandó a imprimir copias para comerciar.

Para 2005, el afiche fue mencionado en el periódico The Guardian como uno de los cinco regalos ideales para la Navidad y se expandió por el mundo. Con el negocio en marcha aparecieron solo doce originales más de aquellos dos millones y medio de afiches que se imprimieron, pero nunca participaron de la guerra.

La frase “mantén la calma y sigue adelante” parece ser un presagio de lo que sucedió al propio afiche. Solamente un “Keep calm and carry on” con una corona británica, ese simple afiche descartado por las autoridades en 1939 paradójicamente más de 80 años después forma parte de un negocio que mueve millones.

Mira nuestra microhistoria sobre el tema

Material Realizado y aportado por:

Profesor Diego A. Bouquet

Más de 10 años de trabajo en la educación pública. Titulo de profesor de historia con trayecto en ciencias sociales y técnico mecánico. Diplomado en prevención de consumos problemáticos en la U.S.I. Generador de contenido educativo audiovisual en YouTube. Creador y administrador de esta página.

Califica nuestro contenido para ayudarnos a crecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.