Inicio » Todas las entradas del portal » ¿Adoctrinamiento salvaje o necesidad política de escarnio público?

¿Adoctrinamiento salvaje o necesidad política de escarnio público?

¿Adoctrinamiento salvaje o necesidad política de escarnio público?
Un debate necesario
Obviamente cualquier persona que no viva dentro de una capsula sabe de que vamos a hablar. Si, de la discusión que la docente de la matanza tuvo con un estudiante sobre el macrismo y el kirchnerismo. Y la pregunta que nos vamos a hacer es si hubo un Adoctrinamiento salvaje o por el contrario pesó más la necesidad de hacer un escarnio público de la profesora y se exageró todo por cuestiones político partidarias.
Pero antes de seguir una aclaración obvia pero necesaria en los tiempos que corren. Mi análisis no parte de ninguna objetividad, la objetividad es un horizonte que se puede buscar, pero nunca alcanzar. Los seres humanos somos una suma de subjetividades y una de ellas es nuestra ideología, que no es una ornamenta que nos podemos sacar, sino algo que viaja con nosotros a todos lados. Cabe mencionar que incluso en las ciencias llamadas duras la objetividad es inalcanzable, como ejemplo les cuento que, en la metrología, pese a que existen aparatos tecnológicos sofisticados que manejan una nanotecnología que escapa totalmente al ojo humano, se tiene en cuenta una variable llamada incertidumbre que representa el posible error en la medición según el aparato con el que se mida. Si a esos niveles se considera inalcanzable la objetividad imagínense en las ciencias sociales.
Entonces si sabemos que no somos objetivos siempre es recomendable decir claramente cuál es nuestra forma de pensar, más aún en épocas en las que se disfrazan opiniones u operaciones de prensa bajo el mote de objetividad y de verdades absolutas. En mi actividad docente siempre suelo decirles a los estudiantes que aquel que les diga que les va a contar “la verdadera historia”, consciente o inconscientemente les está mintiendo.
En mi caso personal no me toca estar en ningunas de las “veredas” que se enfrentan en el debate del que vamos a hablar, soy de izquierda, marxista y trotskista para más especificaciones. Tengo marcadas diferencias con el kirchnerismo y mas un con el macrismo.
Aclaración importante:
Si alguno de ustedes forma parte de una ideología que les impide leer a un trotskista solo por el hecho de reconocerse como tal (o a cualquier otra persona que no profese su misma ideología), puede dejar de leer ahora mismo.
Si no es así, vayan mis felicitaciones pues su formación ideológica les indica que no es pecado sumar opiniones argumentadas a su propia forma de pensar, es decir ustedes verdaderamente se están educando constantemente.
Dicho esto, vamos al centro del asunto, todos han visto el video de la docente discutiendo vehementemente con un estudiante y todo el revuelo que esto causo, justo, justo en época de elecciones. Por las dudas si son de los que viven dentro de la capsula y no lo vieron se los dejo acá…
Para analizar este hecho y su repercusión vamos a dividir en dos el análisis, por una parte, vamos a analizar el video y el accionar de la docente, luego analizaremos aparte el manejo mediático del hecho.
El rol docente y su relación con la política

Lo primero que voy a decir es que, si entraron aquí esperando que defienda vehemente el accionar de esta docente solo por el hecho de ser docente, se han equivocado. No soy corporativo y no considero que por ser docente alguien sea ni mejor ni peor que otra persona, y mucho menos que no se pueda equivocar. Por eso les voy a decir cuáles son al menos 4 de los errores que comete la docente desde mi perspectiva:

- El error principal es que no propone ningún acto educativo ni de elaboración de pensamiento crítico. Cuando realiza las preguntas son retoricas y en la mayoría de los casos apela al desconocimiento del joven para “ganar la discusión”. Es decir, la docente realiza una discusión dentro de un ámbito educativo en los mismos términos y formas en los que un grupo de amigos discute de futbol en un bar.
- Por otra parte, en algunos momentos que el estudiante contesta no lo deja expresarse libremente y lo tapa con nueva argumentación antes de que el estudiante termine la idea, usando su rol de superior para coartar el derecho a expresión del estudiante, esto es completamente incorrecto.
- También hay que decir que ejerce un grado impropio de violencia simbólica, no solo porque el tono y las palabras utilizadas no son correctos para ejercer la docencia, sino porque muchas de las preguntas retoricas se hacen con el objetivo no de hacer pensar al estudiante, sino de reducir su argumento apelando a un supuesto o real desconocimiento. Con esto la docente intenta trazar una distancia entre el saber docente y la ignorancia estudiantil propio de formas pedagógicas por suerte ya caducas.
- Por último, la docente tergiversa hechos históricos contradiciendo al estudiante quien en realidad esta en lo cierto al decir que el peronismo gobernó 37 años antes que Macri (11 del primer y segundo peronismo, 3 del tercer peronismo; 10 de Menem; 1 entre Puerta, Rodríguez Saa, Camaño y Duhalde y los 12 entre Néstor y Cristina Kirchner)
Bien, ¿entonces nos sumamos al escarnio publico de la docente, compartimos su foto, pedimos que no trabaje más e incluso pedimos algún tipo de pena? No, lejos estamos de hacerle un favor a la educación haciendo esto. En primer lugar, un docente es una persona de carne y hueso, con pasiones, problemas (muchos en algunos casos), aciertos y errores. Y tanto los aciertos como los errores no son exclusivamente por decisiones personales. Somos seres sociales atravesados por nuestra formación, nuestras realidades socioeconómicas y el bombardeo mediático. Este combo muchas veces nos aleja del ideal de la docencia que podría resumirse en ayudar al estudiante en su formación apelando al pensamiento crítico.
Aclaro para que no me tilden de contradictorio que el pensamiento critico no es ese supuesto “yo pienso por mi mismo, nadie me mete ideas en la cabeza”, eso es un absurdo para todo ser social y mas en el siglo XXI. El pensamiento crítico es simplemente permitirse dudar y pensar lógicamente acercándose más a la ciencia que a la creencia.
Dicho esto, mi opinión es que la docente cayo en una trampa habitual de los adolescentes y en este caso por su reacción le salió muy caro. Me explico, es común que los jóvenes saquen temas de actualidad para “perder tiempo de clase”, aquí es donde debe jugar la habilidad del docente para usar esos temas y adaptarlos a la materia que dicta. Es una práctica pedagógica muy positiva pues la propuesta sale del estudiante y por lo tanto presta atención. En este caso la política está muy relacionada con la clase de historia, pero como la propia docente reconoce en La Nación un alumno la pincho y la hizo hablar de Macri, y ahí la traicionó el fanatismo.
Este hecho desnuda la necesidad de discutir varias cosas sobre la educación y la sociedad: el tema de los fanatismos en la política, y el combo que conforman la poca formación docente por parte del estado, las cuestiones materiales de los docentes a los que nos sobra cada vez mas mes al final del sueldo, las presiones burocráticas y de mil tipos a las que estamos expuestos y la situación pandémica que nos tiene a todos exaltados. Exaltación que cuenta con la gran ayuda de los medios para no parar de crecer.
¿Adoctrinamiento salvaje o necesidad de escarnio público?
Llegamos así a la pregunta que da título a nuestra nota. En un principio los medios empezaron hablando de "polémico video" y en una rápida escalada llegaron a unificarse bajo el termino de “adoctrinamiento salvaje”. Luego llegaron incluso a hablar del estudiante como una víctima, esto no fue hecho inocentemente, porque la línea a seguir es que cuando hay víctima, hay victimario y merece un castigo. Y aquí hay algo importante para hablar y es como se apropian del lenguaje a través de los medios masivos de comunicación desde el poder.
Es así que para realizar un análisis serio debemos preguntarnos primero que significa adoctrinar. Según la RAE, esa institución tan apreciada por los medios cuando alguien pone una E intentando utilizar el inclusivo, adoctrinar es textualmente: “Inculcar a alguien determinadas ideas o creencias”. Pero como nosotros creemos que las palabras son parte de una construcción social y no lo que deciden un par de longevos en España, vamos a agregar que adoctrinar está relacionado con el hecho de imponer ideas, generalmente sin derecho a réplica, ya sea por falta de capacidad para contraponerlas o por falta de libertad de expresión para decirlas.
Alguno podrá decir que entonces hay cierto grado de adoctrinamiento en el accionar de la profesora, desde mi punto de vista el termino sería exagerado, ya que existe un derecho a réplica, aunque ciertamente marcado por la relación de poder docente-estudiante. Pero me parece aún mas exagerado en la utilización de los medios teniendo en cuenta que no lo usan de igual manera en casos similares o peores.
Voy a poner dos ejemplos para que se entienda. El primero es del 20 de junio de 2019 cuando un señor de unos 60 años adoctrinaba desde un pulpito sobre la meritocracia y en contra de los medios de lucha de los trabajadores a cientos de niños que lo miraban atónito y sin ningún tipo de derecho a réplica. El segundo caso sucedió el mismo día, pero del 2016, cuando un señor de unos 57 años adoctrinaba desde un pulpito a niños haciéndolos cantar su slogan de campaña. Ese señor en ambos casos era el mismo: el presidente de la Nación.
Hay que decir que entonces en ningún medio se hablo de adoctrinamiento de los chicos, que eran mucho más pequeños que el joven que discutió con la profesora de la Matanza y que no tuvieron ningún tipo de derecho a réplica como si lo tuvo, aunque limitado, el joven en la clase de la profesora.
Y alguno de ustedes me dirá, pero Macri no era un docente, y es cierto que lejos estaba y está de serlo, pero era un presidente, es decir la persona que más responsabilidad debe tener en todo el país. Como dije entonces nadie hablo de adoctrinamiento y fueron muy pocos los medios que criticaron la actitud del presidente en ambas oportunidades, obviamente ninguno de los que ahora habla de adoctrinamiento salvaje en el caso de la profesora.
Pero bueno, les vamos a dar una ventaja a los que sostienen el escarnio público de la profesora y vamos a limitarnos al ámbito meramente educativo. Al respecto podemos contar que en el 2018 se formaba muchos a estudiantes de primaria con un manual de Aique que contenía textos que hablaban claramente a favor del macrismo, manual que por ejemplo decía textualmente: “Uno de los eslóganes que se convirtieron en una fuerza para el cambio fue el ‘si, se puede’”. Este tipo de practicas criticada por Pagina 12 y callada por Clarín y La Nación en el gobierno macrista era algo que había sido duramente criticado por medios como Clarín y La Nación y callada por Pagina 12 cuando se hacía durante el gobierno kirchnerista, la famosa doble vara de siempre que funciona siempre para ambos lados.
Y siguiendo con el tema de la doble vara, otro dato duro sobre educación y doctrina es que hay en la Argentina aproximadamente unas 7000 escuelas católicas, a lo que podemos agregar el dato de que la gran mayoría funcionan subvencionadas por el Estado. Sacando cuentas a groso modo estamos hablando de unos 3 millones de niños y jóvenes que asisten a colegios que profesan la doctrina católica ¿No hay adoctrinamiento entonces en centros educativos se profesa una doctrina? ¿fomentan el pensamiento crítico en misa?, pero salgamos de la educación pública de gestión privada para anular el argumento de que eso es parte de una elección de los padres, nunca de los niños cabe aclarar, y subamos un poco la apuesta ¿vieron muchos medios indignados por los millones de imágenes religiosas que existen en las escuelas de gestión estatal que deberían ser completamente laicas? Yo ni uno… Y les subo aún más la apuesta ¿cuántos medios masivos escucharon hablando del violento adoctrinamiento de la red educativa del grupo católico Fasta? Probablemente ninguno, pero como yo no los quiero adoctrinar a ustedes les dejo la tarea de buscar por ustedes mismos que se hace en los colegios de dicho grupo.
Por otra parte, debemos agregar que la hipocresía mediática ha sumado un nuevo capítulo cuando aquellos grupos mediáticos como Clarín, que consideran el escrache como un método fascista, no han hecho más que escrachar de forma indiscriminada a la docente poniendo su foto y nombre en todos lados. Estos medios al mismo tiempo que realizan la acción (según ellos) fascista de escrachar a la docente ponen a Alfredo Leuco, del mismo grupo multimediático, a considerar este “adoctrinamiento” educativo como un método fascista. Parece todo un sin razón, pero este accionar lo explican muy bien en chequeado.com cuando dicen que “En la jerga política y de los medios de comunicación se suelen utilizar indiscriminadamente ciertos términos, lo que termina por trivializarlos y vaciarlos de contenido”. De esta forma un término emparentado históricamente con formas de gobiernos que fueron terriblemente salvajes es utilizado según la conveniencia del medio en cuestión sin ningún tipo de rigor histórico.
¿Por el lado del gobierno se aprovecho para abrir un verdadero debate?
La realidad es que por el lado del gobierno no hubo una unidad de criterio. Tenemos declaraciones como las del presidente quien dijo que, si la docente le ponía un uno al alumno como consecuencia de la discusión, entonces la situación sí resultaría reprochable, algo en lo que todos estamos de acuerdo, pero que luego agregó "Pero que haya tenido ese debate es formidable, porque abre la cabeza e invita a pensar". La realidad es que no se ve un debate que invite a pensar y abra la cabeza de los pibes como dice el presidente, sino mas bien una discusión de bar en dónde una persona impone su postura a los gritos sobre otra.
Por otra parte, quien estuvo más centrado en un principio fue el ministro Trotta quien dijo que “Es injustificable ese accionar de la maestra, el tono con el que se comunica con sus estudiantes y la posición que asume", para agregar que "El nivel de agresividad para con los alumnos no está bueno. El docente no está para imponer su posición sino para fomentar el debate con mirada plural y democrática para que los chicos puedan construir su propio pensamiento, no por imposición por parte del docente". Y luego más en sintonía con los grandes medios que con el gobierno que integra agregó "Conversé con la ministra de la provincia de Buenos Aires, Agustina Vila, y nuestra mirada es oponernos a cualquier instancia de lo que se denomina adoctrinamiento” para también hablar de que se separó a la docente del cargo y que se la sancionó.
Hasta aquí el discurso del ministro de educación parece calcado al de la oposición, y la verdad prácticamente lo fue. Cabe mencionar que Trotta agregó que "Esta no es una práctica en nuestro sistema educativo", y que "No hay ningún adoctrinamiento en ningún colegio del país. Hay un enorme compromiso de toda nuestra comunidad, pero estos casos no pueden ocurrir" algo muy similar a lo dicho por algunos políticos de la oposición que se acordaron que los docentes votan y no quisieron meter a todos en la misma bolsa.
En resumen:
¿Qué quiero decir con todo esto? Que el equivocado accionar de la docente de La Matanza fue oro en polvo para los medios y la oposición por derecha al gobierno. Los medios masivos, tan adeptos a atacar furiosamente a cualquier docente que no comparta sus editoriales empresariales, tuvieron en la profesora un chivo expiatorio perfecto, y la oposición de derecha, tan adepta a aprovechar lo máximo posible la famosa grieta, llevó agua para su molino. Es así que enmarcado en una pelea electoralera, es este el motivo de fondo de la viralización mediática de este caso en particular y de todos los constantes ataques a los docentes que osan poner en duda los privilegios y el manejo hegemónico de la información por parte de los grandes medios.
Y por el lado del gobierno en lugar de aprovechar al menos de forma mediática y propagandista un posicionamiento unificado a favor del pensamiento critico y en defensa de la educación pública, se terminó abonando el bombardeo mediático por un lado con el presidente confundiendo debate educativo con discusión a los gritos, no pudiendo separar pese a ser el mismo un docente la diferencia entre contenidos y formas y dándole de esta forma letra a la oposición para que subiera la apuesta más y más y por el otro lado con el ministro de educación alineándose en el discurso casi de forma idéntica a la oposición de derecha para posicionarse electoralmente dentro del frente que conforma.
A juzgar por los hechos a ninguno le importa en lo más mínimo la educación pública ni el pensamiento crítico, para un sector y su lógica empresarial y de hegemonía mediática, el pensamiento critico es un enemigo de sus fake news y de sus operaciones de prensa, de ahí que conciban la docencia como un apostolado de enseñar lo mínimo y necesario para tener dóciles trabajadores en sus empresas, no como una herramienta de emancipación y equiparación socioeconómica. Y para el otro lado el pensamiento critico es un enemigo de sus constantes contradicciones entre el discurso y las políticas reales que aplica, que hay que decirlo suelen no estar tan lejos de las que dicen combatir.
En definitiva, podemos concluir en que es innegable que este hecho abre un debate importante, debate que no debemos dejar que se convierta en un River vs Boca, en un mar de chicanas sin sentido en donde cada sector de poder lleve agua a su molino y los estudiantes y trabajadores de la educación terminemos siendo convidados de piedra. Debemos aprovechar para debatir entre grandes y chicos cual es el rol de la educación en una sociedad, es decir es esta una oportunidad que debemos aprovechar para aprender.
Espero sus opiniones en los comentarios...
Califica nuestro contenido para ayudarnos a crecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *